Menu

No aguantas ni 120 segundos

Comunicación

No aguantas ni 120 segundos

No aguantas ni 120 segundos

No aguantas ni 120 segundos. Que no! Que no! Que ni lo intentes… Qué no tienes huevos a continuar leyéndome! Qué en cuanto deje de meterte la directa haces “click” en el botón de atrás y me abandonas. Y eso si he tenido la suerte de llamar tu atención por el título, que si no es así, paso a ser uno de esos miles de post diarios que son asesinados a dedos del “scroll”. Esos que no caen ni en la carpeta del olvido…

No aguantas ni 120 segundos. Que no! Que no! Que ni lo intentes… Qué si has llegado hasta aquí ya has cumplido, en serio. Te lo digo con total confianza, que si tus ojos siguen nadando por estas líneas me quito el sombrero. No te preocupes, deja de leerme. De verdad, que no hace falta, aprecia un poquito más tu tiempo y deja de leerme. Porque ya te aviso, en nada abandono esta mierda de “experimento social” que estoy intentado, y empiezo con el post. Si sigues aquí voy a apelar a tu interés, a tu inteligencia y no a tu estupidez, como llevo haciendo durante 120 segundos.

¿Qué nos pasa? Somos la generación infestada por una plaga que no parece tener exterminio, sino que se expande en detrimento de nuestra inteligencia. Somos la generación de los lectores precoces; así, sin preliminares, exclamando un “yo ya” cuando leemos la última palabra del titular. Somos de “like” fácil, somos tan simples que nuestro colega Mark nos pone a prueba subiendo el listón con un “love”, y caemos. Y para culminar, somos de vídeos de no más de 30 segundos, no vaya a ser que perdamos el tiempo…

fblovesiroppe

Voy a bajar un poco el tono, confiando en que aún te tenga conmigo para tomarme la libertad de compartir una duda. ¿Qué nos pasa?¿De dónde nos viene esta soberbia para desechar contenido como si fuese nuestro último propósito? Míranos; ahí, saltando de post en post, añadiendo 35 artículos nuevos al día a nuestra carpeta de pendientes, por supuesto localizada en la barra de marcadores fingiendo ser relevante. Míranos; ahí, dedo arriba dedo abajo, y venga foto, y venga video, pero cortito por favor, y más “scroll”. Incapaces de invertir nuestro tiempo en nada, y en cambio, malgastándolo en todo.

En mi no humilde opinión, la razón de nuestra precocidad tiene un rostro muy bien definido, y no me voy a cortar en señalarlo. Sin más preámbulos le atribuyo toda la culpa a la infoxicación, al maldito exceso de información. Estamos siendo víctimas de una plaga de contenido que adopta todas las formas posibles, estamos intoxicados de información. No es falta de interés por consumir contenido de calidad, sino incapacidad de gestionar nuestro tiempo ante esta ingente y vasta oferta. Y así uno tras otro, golpe tras golpe, se nos va colando en la retina, haciendo de nosotros agentes pasivos, pero no por ello menos culpables.

Para seguir abordando el concepto comparto este spot de Mercedes Benz que personalmente considero que trabaja la infoxicación de forma excelente.

Pero calma, al igual que no es oro todo lo que reluce, tampoco es mierda todo lo que huele. Llegados a este punto sólo me queda disculparme. Disculparme porque con la redacción de este artículo contribuyo al mismo fenómeno que pretendo denunciar. Así que uno se va, con la ilusión de haber despertado cierta inquietud,  y con la culpa de haber alimentado el contenido rápido, el post perdido… la narración de lo efímero.

Enhorabuena, si has llegado hasta aquí significa que has acabado el post! Gasto estimado de tiempo alrededor de 6 minutos.

THINK – ACT – COMMUNICATE

0 Comentarios Deja una respuesta

    Deja un comentario

    Tu comentario(click button to send)

    Siroppe Digital
    Compartir