Menu

La posverdad o cómo ver la vida de color de Simpson

Comunicación

La posverdad o cómo ver la vida de color de Simpson

La posverdad o cómo ver la vida de color de Simpson

Un nuevo estudio realizado por un grupo de científicos de la prestigiosa Northshire University (EE.UU.), del que participaron investigadores del SRPP, han realizado un descubrimiento que puede cambiar la evolución humana tal y como la conocemos hoy en día. En el estudio, donde han participado más de 200 personas de diferentes nacionalidades, se ha analizado el ADN de cada uno de los individuos con la finalidad de descubrir anomalías en la pigmentación de la piel. Sin embargo, de forma accidental, se ha detectado un gen recesivo nunca antes visto, común en todos los participantes. El descubrimiento de este gen recesivo “primitivo” nos revela que los primeros hombres tenían una pigmentación amarillenta que blablabla… Venga ya, en serio. ¿De verdad eres de los que se traga todo este tipo de información basura? Por favor, que no venimos de ningún ser parecido a Los Simpson, aunque tampoco descartemos estar en camino de (in)evolucionar hacia un ser no muy distinto del pobre ingenuo Homer J. Simpson.

Lamentablemente noticias así aparecen en nuestro tablón de Facebook día sí, día también, y ni nos molestamos en contrastar información. Y pasa lo que pasa, que nos la cuelan como quieren. Maquillar un artículo con unas siglas al azar (o no tan al azar) y un nombre en inglés que suene creíble no cuesta nada. Como tampoco cuesta mentir. Nos encanta mentir. Quien más o quien menos todo el mundo lo hace. Lo que ocurre es que ahora está de moda, sobre todo, en los medios de comunicación. Parece que le hemos cogido el gusto a eso de enmascarar palabras. Primero vino la genuina y desgastada palabra postureo, sinónimo inequívoco de APARENTAR; y ahora la sociedad nos sorprende con un nuevo término que parece que viene para quedarse: la posverdad.

Esta palabra, que se basa en que “los hechos objetivos tienen menos influencia en definir la opinión pública que los que apelan a la emoción y a las creencias personales”, ha sido nombrada “Palabra del año” en 2016 por el ‘Diccionario Oxford’ (juro que esto es cierto). ¿Qué por qué? Muy sencillo. Camuflar la MENTIRA con un término que incluye la palabra VERDAD es, sencillamente, ingenioso. Redes sociales, políticos o neoperiodismo. Todos ellos participan activamente en la creación y difusión de las tan famosas noticias falsas, que son el origen y causa de la aparición de la posverdad. El color rosa está desfasado, hoy por hoy vemos la vida de color de Simpson, amarilla, muy amarilla.

Sí, últimamente relacionar Los Simpson con la actualidad es muy mainstream, pero ¿y qué le vamos a hacer? En un primer momento satirizaban nuestra realidad cotidiana, pero ahora se han convertido en una especie de bola de cristal, con la capacidad de predecir nuestro futuro con una facilidad pasmosa. Pero no os engañéis, los guionistas ni son brujos ni ninguna clase de viajeros del tiempo. Somos nosotros, en un mundo de abundante estupidez, los que intentamos emular a estos personajes de televisión.

Además, si la línea entre lo racional y el surrealismo es extremadamente difusa, aun resulta más difícil combatir la posverdad y la estupidez. Titulares de prensa como “Un pedo provoca un tiroteo con cuatro heridos en Valencia” o “Un pueblo de Minnesota escoge a un perro como alcalde por tercera vez consecutiva”, dignos de El Mundo Today, nos hacen replantearse si realmente hay vida inteligente en este planeta.

Aun así, conservemos la esperanza. Aunque el amarillismo se haya apoderado de buena parte de los medios de comunicación y haya lavado el cerebro a miles de personas siempre existirán vías para poder desmontarlo, pero no será del todo posible sin la colaboración de las redes sociales, las cuales son el elemento de difusión más importante que existe en la actualidad. Tampoco ayuda nada que políticos de todo el mundo se hayan subido al carro de la posverdad, pero jeje, eso es otro tema, ¿verdad señor Trump?

No, querido lector, no pretendo exponerte ciertos tips para detectar noticias falsas. Tan solo quiero abrirte los ojos, que te sacudas esa actitud de borrego por las redes sociales y utilices ese cerebro que la vida te ha dado para algo más que para compartir contenido de forma automática. Contrasta, analiza y usa tu sentido común (si es que aun queda algo de él). La inteligencia es la mejor arma para luchar contra las noticias falsas. Sin noticias falsas no hay posverdad, y sin posverdad solo queda la mentira estéril, al desnudo.

Recuerda, nuestros amigos amarillos no son más que personajes de animación, no hagas de su estupidez tu realidad. No seas un unicornio retrasado como Ralph.

Y para cualquier otra consulta que necesites realizar, no dudes en acudir a Siroppe, tu agencia creativa de confianza en Valencia.

0 Comentarios Deja una respuesta

    Deja un comentario

    Tu comentario(click button to send)

    Siroppe Digital
    Compartir