Menu

¿Debería el humor tener límites? Las redes sociales parecen decir lo contrario.

Comunicación, Social Media

¿Debería el humor tener límites? Las redes sociales parecen decir lo contrario.

¿Debería el humor tener límites? Las redes sociales parecen decir lo contrario.

“Humor = Tragedia + Tiempo”

Es una frase que habremos oído alguna vez que otra, y que forma parte de un debate constante en los últimos años sobre los límites del humor. El tema siempre ha estado ahí: cómicos irreverentes que hicieron comentarios inapropiados en el momento menos oportuno. Pero ha sido, tal vez, el uso generalizado de las redes sociales, lo que ha puesto éste tipo de comedia a la orden del día: todos tenemos ahora un micrófono desde el que bromear y ofendernos. ¿Existen realmente límites a la hora de hacer humor?

Recientemente, la Fiscalía ha pedido 2 años y medio de cárcel para una twittera por hacer chistes sobre el asesinato de Carrero Blanco, 43 años después (¿Tragedia + Tiempo?).

No es la primera vez que nos encontramos con noticias de este estilo, tampoco será la última. Tiene lugar un fallecimiento mediático y Twitter comienza a mirarse con lupa, esperando ese comentario sancionable que “incite al odio y la violencia”, no vaya a ser que nos quedemos sin oír esas lecciones de moral que tanto esperamos.

memes-y-limites-del-humor-1-638

Lo políticamente correcto invade nuestras vidas, discutimos cuáles son las cosas que se pueden y no se pueden decir, como si de un listado se tratase. ¿Es posible objetivar de esta manera el humor cuando, al abrir la boca, la mitad de la gente aplaude mientras la otra mitad abuchea?

“No hay temas intratables, sino chistes malos” decía el cómico Pepe Colubi en esta conversación con Ignatius Farray,

“cualquier tema hecho sin talento puede resultar desagradable; cualquier comentario hecho en un buen tono […] puede ser conciliador” le contestaba este último.

Tal vez la respuesta sea esa: no el contenido, sino la forma. Está claro que existen temas más delicados que otros, nunca será lo mismo hacer humor sobre convivencia en pareja que sobre el 11S, lo cual no quiere decir que este último sea intratable, sino que requerirá de algo más de ingenio por parte de la persona que lo haga.

El humor humaniza, hace que temas controvertidos y complicados se normalicen y se afronten de otra manera. Enfermedades severas, situaciones verdaderamente dramáticas, incluso muertes, pueden encontrar un enfoque desenfadado si se da con el contexto y formas adecuadas. Cada persona pondrá su límite de lo que le hace y no le hace gracia, y de lo que tolera o no tolera dentro del humor, pero no dejará de ser un caso particular que no se debería  imponer a nadie.

15781566_1303562873033632_4244867395763520171_n

Llegados a este punto, toca retomar las preguntas iniciales:

¿Existen los límites del humor? Sí

¿Dónde podemos encontrarlos? En cada persona, momento y situación.

Resulta lógico pensar que una misma broma puede no tener el mismo efecto en contextos totalmente distintos, como pueden ser Twitter o un velatorio. Y puede tratarse de una broma realmente graciosa, pero requerirá de esa agudeza extra para encontrar la forma y momento adecuados.

“Existen límites, por eso es precisamente un arte caminar sobre ellos” -Ignatius Farray

here-comes-the-airplane-feeding-kid-wtc-towers-terrorist-attack

0 Comentarios Deja una respuesta

    Deja un comentario

    Tu comentario(click button to send)

    Siroppe Digital
    Compartir